En Cheques

Consejos prácticos para el manejo de tu chequera


Al recibir tu chequera en sucursal:


Revisa que el empaque esté cerrado y no permitas que alguien más lo abra

Cuenta el número de cheques y verifica que sean números consecutivos

Confirma que contenga el talonario para solicitar la reposición

Si existe alguna anomalía no firmes de recibido y notifícalo al Gerente

De preferencia acude tu a recoger tu chequera. En caso contrario, pídele a la persona que vaya en tu representación, que realice los pasos antes mencionados

 

En el resguardo de tu chequera:


Guarda tu chequera en un lugar seguro nunca la dejes al alcance de terceros y de preferencia bajo llave.

No dejes tu chequera en el auto, y menos si acostumbras dejarlo en estacionamientos públicos o valet parking.

Anota y guarda fuera de tu chequera los números de cheques que te van quedando, en caso de robo o extravío te serán solicitados.

Utiliza el servicio de Protección de Cheques que resguarda y controla el pago de tus cheques. Actívalo en ScotiaWeb® o pregunta a tu ejecutivo en Sucursal.

 

Al expedir cheques:


Utiliza letra de molde y bolígrafo de tinta negra.

Procura expedir cheques “Nominativos”, es decir a nombre del beneficiario, son más seguros que “Al portador”.

Si lo haces al portador, evita firmar cheques en blanco y destruye los que emitas con errores.

Evita colocar cinta adhesiva transparente o sellos cuando emitas cheques, ya que facilitan su alteración.

En lo posible, no emitas cheques a personas o empresas que no conozcas.  

  

En caso de robo o extravío de tu chequera repórtala de  inmediato:


Acudiendo a cualquier Sucursal Scotiabank.

Llamando al Centro de Atención Telefónica 5728 1900.

A través de ScotiaWeb® en el menú Protección de Cheques si tienes activado el servicio.